Servicio de Atención al Cliente: 902 170 000 comercial@extrasoft.es

Durante el coronavirus, la OMC publicó un informe que puso de manifiesto la importancia del comercio electrónico durante el coronavirus. Se demostró que había aumentado, tanto en la modalidad B2C como B2B, constituyendo una importante baza para remontar la crisis. Principalmente aumentó la demanda de suministros médicos y bienes de primera necesidad, pero también otro tipo de bienes. El informe también puso de manifiesto problemas, como el aumento excesivo de determinados precios, la seguridad de la compra online o la ciberseguridad a la hora de realizar compras online.

Según una encuesta del INE publicada en julio, durante el estado de alarma, un 70% de las empresas reorganizó o redujo su actividad. En concreto, un 40% recurrieron a un ERTE, mientras que un 33,2% redujeron la jornada de los trabajadores. Pero quizá lo más importante es lo que vienen por delante. Los próximos 6 meses, un 4,8% de las empresas se plantea como muy probable un cierre, y un 9,6% tendrá que reducir actividad y plantilla.

Según el mismo informe, durante el estado de alarma se produjo un 15,1% de incremento en el nivel de digitalización. Esto se tradujo, para los establecimientos comerciales, en un 16,4% de incremento del comercio electrónico.  El dato desalentador fue que, de las empresas de menos de 1.000 empleados,  más de la mitad (61,1%)  no implantó ninguna medida diferente, pese a la reducción de la actividad y por tanto la amenaza del pérdidas

La evolución del eCommerce en la pandemia.

Ya antes de la pandemia, el portal Statista consideraban que habría un incremento de un 7,2% de los clientes online. Según un estudio de Emarsys de mayo  de 2020, el aumento del eCommerce era, desde el inicio de la pandemia, de un 40%. El informe de la OMC establecía claramente que el comercio electrónico también puede ayudar a las empresas a remontar la crisis y ser un motor del crecimiento interno y el comercio internacional.   Se ha demostrado su eficacia y lo probable según los estudios es que buena parte de los consumidores de productos online durante el confinamiento siga comprando por esa vía, aumentando el número de consumidores online. Un estudio de Statista Digital Market Outlook anuncia un crecimiento  sostenido entre  2019 y 2023 del 38%.

Esto contrasta con los pocos cambios que han realizado las empresas de menos de 1.000 empleados, frente a las empresas mayores de esa cifra. El 61,7% de las grandes empresas implantaron medidas digitales, frente a tan solo el 6,7% de  las PYMEs, que en su mayoría no implantaron ninguna medida.  Más aún cuando, por desgracia, los rebrotes están haciendo que algunas regiones de España vuelvan al confinamiento. Nadie puede anticipar lo que sucederá en otoño, y el comercio electrónico podría ser ayudar a las PYMEs a remontar la  crisis, si es que aún no han puesto en marcha este tipo de solución.

Comercio electrónico para remontar la crisis

Aunque está claro que la  pandemia ha impulsado el comercio online, también ha puesto de manifiesto algunos problemas, como la falta de preparación logística para los pedidos online. Muchos supermercados se vieron obligados a detener sus pedidos online totalmente o comprometerse a un periodo de entrega de hasta 72 horas.  Las compañías que trabajaban con un único transportista se vieron obligadas a mejorar su servicio.

El informe de la OMC sobre el comercio electrónico durante la pandemia ha puesto de manifiesto que los consumidores tienen preocupación por la seguridad de los productos. También señala el aumento excesivo de los precios en momentos determinados y determinadas prácticas que inducen a error en las tiendas online (mala experiencia de usuario). Esto, junto a las dificultades de las entregas y la falta de disponibilidad de herramientas de pago online, nos hablan   de una actividad que no está madura en el caso de muchas empresas.

Puede ser el momento para que las MIPYMES (microempresas, pequeñas y medianas empresas) aprovechen para ponerse las pilas lanzándose al comercio online para remontar la crisis. También, para que las que ya lo tenían implementen mejoras en sus sistemas que redunden en una mayor confianza de los usuarios y que impida una nueva saturación de sus sistemas (lo que se dio durante los momentos más críticos del confinamiento).  Una adecuada inversión en cambio digital, como lo está haciendo aproximadamente el 20% de las empresas, puede marcar la diferencia en el futuro entre las empresas que obtendrán mayores beneficios; y las que corren el riesgo de reducir su actividad, o incluso cerrar.

En Extra Software, somos especialistas en transformación digital, y contamos con servicios para implementar webs de presencia y también Tienda Online, cubriendo tanto el diseño y desarrollo web como el hosting del sitio web. 

¡SI TE GUSTÓ, COMPÁRTELO!