Servicio de Atención al Cliente: 902 170 000 comercial@extrasoft.es

El término “depresión posvacacional” se ha puesto de moda para hablar de la tristeza y cierto estrés que se produce por el cambio de hábitos que supone regresar de las vacaciones y la vuelta al trabajo. Hay que dejar claro que no tiene nada que ver con una patología, pero no deja de ser algo molesto, así que aquí te dejamos algunos consejos para superarla lo antes posible.

1. LIMPIEZA GENERAL

La mayoría de los psicólogos no recomiendan la vuelta al trabajo el día siguiente de haber vuelto de vacaciones. Nuestro organismo necesita adaptarse porque no somos máquinas, así que lo ideal es que dejes al menos un día (lo recomendable es dos o tres) entre vacaciones y trabajo. Si te has levantado tarde durante las vacaciones, es importante también que esos días empieces a madrugar, para que tu organismo se vaya adaptando.

Limpieza General

Quizá sea ya tarde para esos días de adaptación, pero no para hacer  LIMPIEZA GENERAL: Organiza tu casa, cambia algunos elementos de decoración, quítate de encima obligaciones administrativas y papeleo y, sobre todo, deshazte de lo viejo. Esto implica donar ropa que ya no usas y tirar o regalar objetos obsoletos en tu vida. Un paso más supone apartarte de las personas que consideras tóxicas en tu vida, y acercarte a aquellas que te proporcionan mejores vibraciones. Si bien esto último no se hace de la noche a la mañana…

2. ¡ORGANIZACIÓN, DEMONIOS!

Es bueno que retomes las listas de tareas que utilizabas antes de irte de vacaciones. Si diste a tu equipo un resumen de tareas pendientes antes de vacaciones, sería lo ideal empezar por él en la vuelta al trabajo. Una vez que tengas una lista de tareas, ordénalas del siguiente modo

  • Urgente e Importante.
  • Urgente y No Importante.
  • Importante y No Urgente.
  • No Importante y No Urgente.

organizacion

Las primeras tareas son las que antes debes abordar, a ser posible personalmente. En segundo lugar, intenta quitarte cuantas más tareas urgentes (sean o no importantes) mejor. Las tareas importantes, pero no urgentes, son ideales para delegarlas (en caso de que puedas). Si no puedes, no dejes de tenerlas bien anotadas y si es posible con la fecha en que pasarán a ser urgentes. Por último, al final de la lista anota las tareas que no son importantes ni urgentes, e incluso considera si puedes eliminarlas del todo.

Pon al día tu agenda; y anota también todo lo que tenga  fecha límite para realizarse.

3. FIJA BIEN TUS OBJETIVOS

Parafraseando a Nietezsche,  quien tiene un buen por qué, soporta cualquier cómo.

fija bien tus objetivos

Es muy importante que sepas qué objetivos te van a procurar felicidad, y que vayas caminando día a día hacia su consecución. Profesionalmente, puede ser aprender un idioma que te posibilite trabajar en el extranjero, lograr una promoción, o trabajar más en lo que de verdad te gusta. Una vez lo tengas, establece los medios y los pasos que debes dar para lograrlo.

4. CONECTA CON TUS FUENTES DE ENERGÍA

Si en las vacaciones has disfrutado del aire libre, la naturaleza, o has consumido productos frescos y de temporada… ¿Por qué interrumpir esos buenos hábitos?

uvas

No pierdas el contacto con los entornos naturales, puedes recurrir a parques en la ciudad o irte al campo un día del fin de semana. Aliméntate saludablemente y trata de que los productos verdes (fruta o verdura) estén siempre en tu dieta. No olvides también dormir unas 7 u 8 horas cada día.

5. BUSCA LO POSITIVO

Quejarse de 15 a 30 veces al día (parece que esa es la media de las veces que nos quejamos, según estudios) no conduce a nada. “A lo que te resistes, persiste” decía C.G. Jung.

Think Happy

Es mucho más sabio adaptarte a la vuelta al trabajo cuanto antes. Intenta transformar lo negativo en positivo. Por ejemplo, puedes aprovechar los largos trayectos en metro o autobús para leer más o escuchar música, y levantarte pronto para ir a trabajar te proporciona un tono vital más activo.  Ante cualquier eventualidad estresante en el trabajo, pregúntate: “¿De verdad es tan grave? ¿Qué es lo peor que podría pasar?”. La mayor parte de las veces  la respuesta será que no es tan terrible lo que pasa, y lograrás reducir un poco el estrés.

Si logras dar este enfoque vital positivo, pronto lo transmitirás y crearás un buen ambiente, que es esencial en cualquier trabajo.

6. MENS SANA IN CORPORE SANO

Es importante que dediques tiempo a actividades físicas y adquirir hábitos saludables. Una actividad física diaria de entre 20 y 30 minutos es lo mínimo, pero lo recomendable es que consigas adquirir un hábito deportivo del tipo que sea. Fitness, aquagym, correr,… o técnicas orientales como tai-chi, chi-kung, yoga o seitai, son igualmente eficaces para mantener tu cuerpo sano.

Yoga ejercicio

No dejes que te invada la típica excusa mental de la falta de tiempo, no es más que un mecanismo de la mente para protegerse ante una tarea nueva.

7. PIENSA EN EL FUTURO, PERO VIVE EL PRESENTE

En Septiembre vuelve el trabajo, pero también se estrenan películas y series interesantes, y la actividad cultural de las ciudades se reactiva.

Puedes también planificar una pequeña escapada de fin de semana, o incluso empezar a pensar en qué harás en Navidades.

Vive el presente

Pero planificar el  futuro no te debería alejar de lo que vives en este momento. Estés o no trabajando, si dedicas menos tiempo a recordar/lamentar el pasado o proyectarte hacia el futuro, conectarás con el ahora y aprenderás a disfrutarlo.

Y si toca trabajar… ¿quién dice que no puedes encontrar la forma de disfrutarlo también? 🙂

¡ÁNIMO Y MUCHA SUERTE!

¡SI TE GUSTÓ, COMPÁRTELO!