Servicio de Atención al Cliente: 902 170 000 comercial@extrasoft.es

A la criptomoneda bitcoin no le iba mal con la pandemia. Los protocolos de intercambio de bloques eran más diversos y accesibles, la seguridad de la red mejor y los usuarios aumentaban al mismo ritmo que la cotización del bitcoin. La moneda alcanzó máximos históricos entre diciembre de 2020 y marzo de 2021 (58.796$), pero en mayo el batacazo de bitcoin supuso una caída del 35% y desde entonces no recuperado los  valores de los meses anteriores.  Frente a bitcoin han surgido otras alternativas de moneda digital, pero…. ¿Cuáles son las perspectivas de la moneda del futuro?

El bitcoin fue inventado en 2009 como una nueva tecnología para generar dinero no respaldada por ningún tipo de valor físico. Si bien el dinero actual también abandonó el patrón oro en EE. UU. en 1971, el bitcoin ya nació sin ningún tipo de respaldo ni gobierno que lo avalara. La tecnología blockchain, un sistema que encadena y cifra los bitcoins en una cadena segura validada por una comunidad, hacía posible la nueva moneda.

Blockchain tenía una serie de ventajas. Por una parte, el dinero estaba disponible para todo tipo de transacciones. Por otra, el coste de generarlo era muy bajo.  El sistema era seguro y resiliente, generaba una moneda robusta y legal compatible con la moneda de curso legal emitida por los estados y controlada por los bancos.

El batacazo de bitcoin

En diciembre de 2020, el valor de bitcoin superó los 19.783$ dólares del máximo histórico hasta la fecha, y en marzo los 60.000$, superando máximos históricos cada mes entre una y otra cotización. Sin embargo, en abril empezó a caer y en mayor se desplomó un 35%, volviendo a un valor de 37.305$, y en el momento de publicar este artículo está en 38.154$ (no será raro que cuando el lector lo lea haya cambiado de nuevo por lo que dejamos este enlace para comprobarlo). El batacazo de bitcoin habría  sido  terrible para cualquier  otra moneda, pero la volatilidad de bitcoin hace que su valor fluctúe enormemente.

En mayo Elon Musk provocó caídas de en torno al 11% de todas las monedas digitales con su anuncio de no aceptar bitcoin como forma de pago en su empresa Tesla.  En junio, un tweet incendiario, en el que utilizaba la ruptura de pareja como metáfora para describir su relación con bitcoin, volvió a hacerla caer. Muchos explican las fluctuaciones de bitcoin por la actividad de las llamadas “ballenas”, que son los grandes agentes que comercian con Bitcoin, ya sea nombres propios como el de Elon Musk o plataformas de intercambio como Kraken o Gemini.

Hay que dejar claro que las fluctuaciones de valor de bitcoin no están controladas desde los propios mantenedores de la moneda, sino que son producidas siempre por factores externos.

Ya que de momento no hay ninguna entidad que centralice  bitcoin, factores como las opiniones de las personalidades que la han impulsado, la inseguridad respecto a su vulnerabilidad (aunque la tecnología blockchain es muy segura, hay quien dice que no es completamente inexpugnable a hackers) o los movimientos de grandes actores pueden generar fuertes subidas y bajadas.

Perspectivas de la moneda del futuro

Si algo le falta a bitcoin, un sistema cuya solvencia y control está determinada por todos los actores del sistema, es una entidad reguladora que asegure su equilibrio. En este sentido, ha habido diferentes iniciativas por actores tanto privados como públicos.

El intento de Facebook fue la moneda digital Libra, que surgió con el apoyo de muchas entidades como Visa, Mastercard, Paypal, Stripe, eBay, … Al principio quería ser una criptomoneda estable, no minable, que unificara los pagos en este tipo de moneda. Pero luego, la Comisión europea inició una investigación por considerar que podía amenazar el control del BCE sobre el euro y poco a poco sus aliados fueron abandonando la moneda. Actualmente, Facebook solo posee el 10% del control de la Libra Association y Libra ha quedado más como un sistema de pago que como una moneda digital.

Por parte del BCE o el Banco Popular Chino, la iniciativa se llama CDBC o Monedas digitales de banco central, como el euro digital y el yuan digital. Este tipo de moneda solo puede ser emitida por el banco, tiene mucha menos volatilidad que el bitcoin, se emite de manera controlada, aunque con la misma tecnología, y es controlada en todo momento por el banco. Esta fórmula aportaría mayor seguridad y confianza a los usuarios, pero probablemente puede acabar con las espectaculares ganancias.

Una tercera vía sería un sistema centralizado en el que a todos los agentes del mismo se les distribuyan tokens de manera que no tenga más beneficios los más cualificados tecnológicamente. De este modo, los agentes votarían la estrategia general del sistema y el modo de actuar frente a los contratiempos.   Este sistema asegura un cierto control, pero no impide la volatilidad.

En definitiva, aún es pronto para saber si el batacazo de bitcoin le resta posibilidades para ser la moneda del futuro, si esta será una moneda digital emitida por un banco central o bien una respaldada por corporaciones. Cada fórmula tiene sus ventajas y sus inconvenientes y viviremos un periodo de tiempo en que los diversos sistemas convivirán hasta que uno de ellos acabe imponiéndose y con el tiempo sustituya al dinero actual.

¡SI TE GUSTÓ, COMPÁRTELO!